Historia del Club

La historia del Club de Rugby El Salvador arranca en 1960 en el inolvidable edificio que albergaba el Colegio en la vallisoletana plaza de San Pablo.

Desde el primer momento hay algunos nombres que quedan ligados a la historia del Club y a las rayas blanquinegras, como son los de la familia Enciso, propietarios del centro educativo, y junto a ellos está escrito para siempre el del fundador, el padre Georges ‘Jorge’ Bernés, sacerdote francés al que debemos el génesis y el despegue de nuestro Club en sus primeros años.

Aquellos inicios tienen como testigo al propio patio del Colegio El Salvador, con un equipo formado principalmente por internos del centro, huérfanos de militares, que conforman los primeros planteles blanquinegros, que empiezan a destacar en la escena rugbística española, llegando a hacerse con el campeonato de España de categorías inferiores en las tres categorías que se disputaban en 1963.

Pero esto sólo era la semilla de un fuerte árbol, como el que luce con orgullo en nuestro escudo, que habría de dar mucho lustre a base de victorias y de saber hacer con el ovoide en las manos. La cantera no hace sino seguir creciendo, hasta que en 1970 se consigue el ansiado ascenso a la por entonces llamada Liga nacional, nuestra actual División de Honor, donde se permanece hasta 1973.

Ese año, por motivos económicos, se produce la cesión de los derechos del equipo de División de Honor a la Universidad de Valladolid, aunque la cantera sigue al cobijo del Colegio, gracias a la labor de personas como Luis Labajos de Asúa, profesor de Educación Física del centro. Nuestra ciudad comienza a dar los pasos que hoy permiten conocerla como ‘capital del rugby español’, y la proliferación de equipos en muchos otros colegios pucelanos llevará a engrandecer nuestro deporte, y en el caso del San José y el San Agustín, a nuestro propio Club, con el que se fusionan en los años 80.

Los derechos federativos del primer equipo se recuperan apenas una década después de la cesión, y en 1986 nuestro equipo vuelve a la División de Honor del rugby nacional. Será 5 temporadas más tarde cuando llegue el primer gran triunfo para el Colegio, con la consecución de la Liga 1990/91, y posteriormente la Copa Ibérica, con la presencia en aquel plantel de algunos nombres que también son ya parte indisoluble de la historia chamiza, como son los de los hermanos Candau, Juan Carlos Martín ‘Hansen’, José Miguel ‘Chino’ Prieto, ‘Pirulo’ Álvarez, el eterno fisioterapeuta Víctor Pimentel, el preparador físico Israel Gorostiza o Fernando Lavín al frente del vestuario.

En 1993 El Salvador conquista su primera Copa del Rey, pero será 3 años más tarde cuando llegue un gran varapalo a nuestro Club, con el descenso a Primera Nacional. Sin embargo, la recuperación fue espectacular, y tras un único año en la segunda categoría se materializa el retorno a División de Honor en la temporada 1997/98, consiguiendo el histórico hito de ganar la Liga en su vuelta a la máxima categoría del oval español, refrendado con la Copa de SM el Rey y la Copa Ibérica del año siguiente.

Otra importante página de la historia del Club de Rugby El Salvador se escribe en 1999, con la clasificación de España para la disputa del Mundial de Rugby en Gales, en un XV del León en el que se contaban hasta 5 nombres que vestían la camiseta de rayas blancas y negras: José Ignacio Zapatero, Diego Zarzosa, Alfonso Mata, Jaime Alonso-Lasheras y Álvar Enciso.

Surgen en esta época algunos nombres de entrenadores que están ligados para siempre a la historia de nuestro Club, como son los de Javier González Cancho, Pepe Candau además de Lewis Williams y Juan Carlos Pérez, quien se hace cargo del equipo a mediados de la década de los 2000, junto con Víctor Acebes al frente de las categorías base.

Es precisamente esta época en la que las vitrinas del Club se abren en más ocasiones, haciéndose El Salvador con las ligas de 2002/03, 2003/04, 2006/07 y 2007/08, junto con las Copas del Rey de 2004/05, 2005/06 y 2006/07, consiguiendo un histórico triplete en esta campaña con la Supercopa, que los chamizos conquistan 5 veces de forma consecutiva entre 2003 y 2007.

Las primeras experiencias en competición europea se viven también en esta época, con un gran aprendizaje en la lucha contra equipos profesionales en la European Shield y en la European Challenge Cup, en la que además consiguió ser el primer equipo español en clasificarse y pasar de ronda.

La época actual sigue dejando nombres que, pese a estar aún en activo, se han ganado ya un hueco en la historia de nuestro Club para siempre, como el samoano Joe Mamea o el pilier Manuel Serrano Fernández-París, jugador más laureado en la historia del Club, con 23 títulos (tras la conquista de la 5ª Copa Ibérica en enero de 2017), y que lleva más de 20 temporadas consecutivas defendiendo los colores de nuestro Club por todos los campos de España, así como los más de 60 internacionales que El Salvador ha dado al XV del León, que superan la destacable cifra de 1000 caps entre todos ellos.

 

En la actualidad, el Club se ha recuperado de unos años de incertidumbre en el aspecto económico, que llegaron a ponerle en riesgo. El equipo directivo actualmente al frente del Club ha conseguido no sólo salir de ese complicado bache, sino que se ha conseguido conservando la competitividad en el campo, sin renunciar a la lucha por los títulos, presente desde el primer momento en el ADN del Club.

Hay una fecha para el recuerdo, como es el 17 de abril de 2016, en el que el estadio José Zorrilla abría por primera vez en sus más de 30 años de historia las puertas a un partido de rugby.

Y lo hizo para presenciar un lleno histórico en la final de la LXXXIII Copa de SM el Rey, con el propio monarca presidiendo el encuentro en el palco entre nuestro Club y el VRAC, en el que nos hicimos con nuestro séptimo título de la competición más antigua de España, que se completaría con el doblete y la 8ª Liga apenas un mes más tarde.

Pero no sólo en la máxima categoría es donde El Salvador, ahora con el inestimable apoyo de patrocinadores como SilverStorm, Carrefour, Autoconsa, Cetransa y tantos otros, así como en el pasado con ejemplos como, Hermi o Dulciora, se encarga de llevar el rugby hasta las cotas más altas. La escuela de rugby cuenta con más de 500 niños y niñas en todos los equipos, con proyectos pioneros como la Academia Carrefour El Salvador en el que se combina la excelencia deportiva con un buen rendimiento académico de los jóvenes a partir de 16 años. En todos los casos, con la máxima “ser excelentes jugadores de rugby que sean excelentes personas” muy presente.

También los títulos de nuestra cantera son motivo de orgullo para el Club de Rugby El Salvador. 6 campeonatos de España en categoría júnior, 7 en juveniles, 5 y 1 torneo para los cadetes, que se convierten en 7 y 3 si nos detenemos en la categoría infantil, y que se acompañan de 5 para los alevines, 3 para los benjamines, 2 para los prebenjamines y otros 2 para los jabatos. Sin duda, unas cuantas veces escrito nuestro nombre en lo más alto gracias a los más pequeños, pero, a la vez, los más importantes.

Hay otros proyectos con mucho peso en la estructura blanquinegra en la actualidad. El equipo femenino, que cosecha grandes resultados en la Liga Interregional Femenina, con el objetivo de alcanzar la máxima categoría del rugby femenino nacional, lleva largos años dando muchas alegrías a la estructura chamiza, con grandes victorias y un excelente juego, con un equipo con grandes jugadoras en el campo, como Trina Moir, Inés Alvarez, Sandra Ocariz, o las internacionales Elisa Castro, Carmen Pérez y Carmen Olías, y una perfecta organización, que sirve de modelo a muchas de las niñas de nuestra cantera, que quieren luchar por ser una ‘ChamiChica’ en el momento en que les sea posible.

Destacable es también el equipo de Rugby Inclusivo que se ha formado con la colaboración entre la Fundación El Salvador Rugby y Plena Inclusión Castilla y León. Lo que empezó siendo una preciosa actividad con personas que tienen capacidades diferentes se ha convertido en una cita obligada que va dando forma a un interesante proyecto que pugna en la actualidad por hacerse un hueco en la escena competitiva de esta modalidad de oval en España, y que seguro que da grandes alegrías a la familia colegial en el futuro.

Son ya cerca de 60 los años que han pasado desde que Jorge Bernés pidió a los Enciso que le comprasen un balón oval, para que sus jugadores fuesen los mejores atletas del colegio El Salvador. Queda mucho por delante, pero todo ello, como bien dice nuestro himno, con algo muy claro en la mente de todos los que visten las rayas blancas y negras, tanto ahora, como en el pasado y en el futuro: OLVIDAR NO PODRÉ A EL SALVADOR.

¡Vamos, Colegio!

In Contraria Ducet.

 

RUGBY EN BLANCO Y NEGRO

RUGBY INTEGRACIÓN.

Un Club Una Historia

¿Suerte? No, constancia.